5 Consejos para viAjar a Oporto con Un bebé

Nuestro primer destino postCovid fuera de España fue Portugal. Es un país que nos encanta porque está cerca, se come muy bien y tiene pueblos preciosos. 

Antes de llegar a Oporto ya habíamos pasado unos días en Asturias y Galicia, así que en Portugal nos enfocamos en conocer más la ciudad y dejamos las playas para otra ocasión. 

Viajar a Oporto con un bebé fue una muy buena experiencia. A diferencia de Lisboa, las calles de Oporto son más accesibles, hay menos escaleras y las aceras son más anchas. 

En este artículo te comparto algunos consejos para viajar a Oporto con un bebé; para que disfrutéis al máximo de la ciudad sin frustraciones ni dolores de cabeza 😉 

1. Planifica las actividades diarias 

Nosotros siempre hemos sido muy de improvisar. Desayunar muy tempranito y salir a patear las ciudades sin mucha planificación. Pues bien, ahora viajando con Nour esto se terminó, porque es indispensable organizar las actividades diarias antes de salir de casa, así tenemos claro lo que vamos a hacer, las horas para comer, los sitios a los que vamos a ir, etc. 

Aprovecha la noche anterior para leer un poco acerca de la ciudad, consejos de viajeros, etc. y planificar las actividades. Tu bebé y toda la familia lo agradecerá 😀 

2. Lleva un carrito todo terreno

Sí, antes he dicho que Oporto era más accesible que Lisboa. Pero es que difícilmente exista una ciudad menos accesible que Lisboa (jajaja). 

Aunque las aceras sean más anchas y haya menos escaleras, las calles del centro son de piedra y hay muchas cuestas, por lo que para Viajar a Oporto con un bebé es indispensable llevar un carrito ligero pero con buenas ruedas. 

Nosotros llevamos el que tenemos desde que nació Nour (ojalá tuviésemos carritos para elegir según cada viaje jiji). Es el PlayXtreme y estamos muy, pero que muy contentos. 

3. Aprovecha las siestas de tu bebé

Esto es imprescindible sobre todo si quieres hacer largas caminatas o disfrutar de unas horas “a solas”. Nosotros aprovechábamos la siesta de la mañana (45 minutos) para andar y en ese tiempo debíamos llegar al sitio donde íbamos a comer. Así cuando la peque despertase no teníamos que preocuparnos por su comida. 

Con Nour hacemos BLW desde los 6 meses y come lo mismo que nosotros, así que por esa parte tampoco teníamos que preocuparnos demasiado por calentar purés. 

La siesta de la tarde es más larga (2 horas) así que aprovechábamos para tomar algo tranquilamente en una terraza, caminar muchísimo, entrar a los sitios de interés, etc. Calculábamos las horas para que cuando despertara estuviésemos en un lugar abierto donde ella pudiese caminar y correr libremente. 

4. Busca un alojamiento kidfriendly 

Sabes que eres mayor cuando te preocupas porque tu alojamiento en Europa cuente con ascensor, tenga bañera en vez de ducha, y una cocina. 

Sabemos que lo del ascensor no es fácil de encontrar, pero sí súper necesario si quieres Viajar a Oporto con un bebé o tendrás que subir y bajar el carrito por las escaleras tooodos los días. 

En Oporto alquilamos un apartamento en AirBnb y a mi se me olvidó ese pequeño detalle. Por suerte aparcamos el coche en zona blanca a 2 minutos andando, así que lo guardábamos en el maletero del coche sin problema. 

5. Utiliza el transporte público 

Si bien es cierto que Oporto es una ciudad grande pero que se puede recorrer perfectamente a pie, también cuenta con un buen sistema de transporte público que te puede ahorrar muchas caminatas a 40 grados! 

Nosotros aprovechamos de subir en el famoso tranvía Nro. 22 (Linha da Baixa) desde Carmo hasta Batalha. El recorrido es cortito, pero merece la pena, sobre todo para no subir las cuestas hasta Batalha. Una vez allí paseamos por la calle de Santa Catarina que está llena de tiendas y lugares de interés. 

Al tranvía pueden subir carritos (plegados) y también se puede pagar con tarjeta de debito/crédito. Esta es una súper noticia, al menos para mi, que nunca llevo suelto! 

En Oporto También usamos el funicular dos Guindais para subir desde la Ribera del Puente Luis I hasta Batalha. El precio de este funicular no es barato (2,5€ trayecto) pero merece la pena. Las vistas son espectaculares y la caminata que te ahorras también! 

6. Lleva juguetes

Aunque odies viajar con juguetes, libros, creyones, peluches, etc. te recomiendo escoger dos o tres juguetes que le gusten a tu peque para que se entretenga en las horas muertas.

Nosotros llevamos un bolso pequeño con juguetitos que nos salvaron la vida en más de una ocasión. Sobre todo un día que improvisamos un picnic a orillas del Duero y necesitábamos a Nour centrada jugando o de lo contrario podía terminar en el agua 😅.

De momento estas son las recomendaciones que se me ocurren para Viajar a Oporto con un bebé y disfrutar al máximo y sin preocupaciones. 

¿Crees que falta algo por agregar? ¿Tienes alguna duda sobre viajar a Oporto con un bebé ? ¡Déjame un comentario!