5 productos que me ayudaron en la lactancia materna

La lactancia materna no es un camino de rosas. Quiero comenzar este artículo así, por muy duro que suene porque muchas veces nos encontramos con blogs, post en Instagram y experiencias de madres que idealizan la lactancia de una forma exagerada y nos crean falsas expectativas de que todo va a ser hermoso.

Sí, es verdad que cada lactancia es diferente. Algunas son preciosas, otras largas y otras fugaces, pero también están las lactancias sufridas y las madres con mastitis, problemas en el agarre, problemas para “producir” y un largo etcétera.

Con Nour la lactancia no fue fácil al principio. Primero porque al segundo día de nacida la llevaron a neonatos y allí llegó a tomar varias veces leche de fórmula y segundo porque como la mayoría de las madres tuve problemas de agarre, Perlas de leche y obstrucción mamaria. Por no hablar del peso… ¡aaayy el peso! Cada vez que Nour tenía consulta con la pediatra mi lactancia tambaleaba, porque estaba “Justita de peso” y quizás había que suplementar con fórmula.

Por suerte (y a pesar de todos los “consejos”) nunca di mi brazo a torcer y aquí estamos… 17 meses después con una lactancia exitosa (y una niña que no piensa dejar su teti).

Bueno, ahora que te he contado mi “experiencia lactancística” vamos al grano. A continuación, te cuento cuáles son los 5 productos (y un bonus) que a mi me ayudaron muchísimo con la lactancia y me facilitaron el trabajo. Este no es un artículo patrocinado ni pagado, solo es una recomendación sincera de madre a madre.

5 productos que me facilitaron la lactancia materna

1. Discos de lactancia

La subida de la leche no es instantánea. No es que nace el bebé y enseguida comienza a tomar leche (así como lo vemos en las películas). No. Durante unos días solo sale calostro, que en pocas palabras es oro puro muy, muy nutritivo para nuestro bebé.

Pero cuando esos días pasan y se produce la subida de la leche hay un “descontrol”; además, mientras más succión más producción, lo que hace que en muchas ocasiones con solo escuchar llorar a tu peque te salgan, literalmente, chorros de leche.

A mi me pasaba muchísimo y los discos de lactancia fueron de gran ayuda para esos días. De hecho, a veces no me los ponía y terminaba con la ropa manchada de leche.

Da igual la marca que compres. Yo los compré en un supermercado. Eso sí, cuida que no sean demasiado gruesos para que tampoco se conviertan en una incomodidad.

2. Sacaleches

Aunque no tengas pensado volver al trabajo hasta que tu bebé comience la Alimentación Complementaria, un sacaleches te será de gran ayuda, no solo para que tu pareja o cualquier persona pueda alimentar a tu bebé mientras tu descansas, te duchas o simplemente para crear vínculo, sino que el sacaleches es muy recomendable cuando tienes una obstrucción mamaria o mastitis. Eso sí, no hay que abusar de él, ya que mientras más succión hay más producción. Lo ideal es descongestionar un poco si el bebé duerme mucho o no tiene hambre.

El sacaleches puede ser manual o eléctrico. Realmente la única diferencia es la comodidad. En mi caso mi hermana me regaló uno manual que utilicé muchísimo (hasta que Nour cumplió 4 meses) y después decidí comprar uno eléctrico creyendo que así podría extraer más leche. Pero no, el resultado era el mismo que con el sacaleches manual.

3. Sujetadores de lactancia

Nour tiene ya 17 meses y yo todavía sigo usando sujetadores de lactancia. Es inexplicable lo útiles y cómodos que pueden ser, así que no dudes en comprarte un par (mínimo). Los primeros meses necesitarás cambiarlos con más frecuencia, ya que hay muchísimos derrames de leche… ya una vez controlada la producción es más fácil 🙂

Te recomiendo los sujetadores de lactancia que no tienen copas y que son parecidos a los sujetadores de hacer deporte, ya que son más cómodos para dormir.

Lactancia materna

4. Almohada de lactancia

Yo era de las que pensaba que la almohada de lactancia materna era un trasto más, hasta que me convertí en madre lactante 24/7. Si bien es cierto que cualquier almohada puede hacer la misma función, el hecho de que puedas colocártela alrededor de la cintura ayuda mucho para que puedas tener los brazos medianamente libres mientras tu bebé come (o duerme).

5. Bolsas de almacenamiento

Si utilizas un extractor tienes que comprar también bolsas de almacenamiento. Aunque los extractores traen algunas de regalo, creeme que necesitarás muchas, muchísimas más.

Yo al principio utilicé bolsas, pero después de varios meses compré unos recipientes que cumplían la misma función y podía lavarlos y esterilizarlos con cada uso, así no gastábamos tanto plástico (da dolor tirar tantas bolsas al día). Estos recipientes son geniales porque tienen un tamaño ideal, son apilables y también puedes escribir la fecha y hora de la extracción y luego borrar.

Lactancia materna

BONUS: Tapones para los oídos

Los tapones para los oídos son el súper bonus de este artículo. Ahora quizás te parezca tonto, pero cuando tu bebé se despierte cada hora (o menos) a mamar y tengas que escuchar los ronquidos de tu pareja que duerme placidamente a tu lado, no será tan divertido.

Además, también puedes ponerte los tapones cuando tengas visita, así no tendrás que escucharles decir: «¿todavía con la teta?», «¿duerme toda la noche?», «¿cómo es que todavía duerme con vosotros?» y un larguísimo etcétera. ¿Qué te parece?

Es broma. Pero seguro que más de una lo habrá probado.

Hasta aquí esta recopilación de 5 productos que me ayudaron muchísimo a establecer la lactancia materna. Si crees que me ha faltado alguno déjame un comentario 🙂