7 productos para bebés que parecen indispensables pero no lo son

Seguramente llegaste aquí buscando en Google la lista de productos «infaltables» para el nacimiento del bebé. Yo también hice esa búsqueda y me encontré con listados cortos y también muy largos, de accesorios, artículos electrónicos, ropa, pañales y muchísimos productos que, según X persona, son indispensables y debes tener sí o sí antes de que tu bebé nazca.

Pues bien, como de esos artículos hay millones (yo misma he publicado uno ya, jiiji) creo que es necesario hacer un post con aquellos productos que te animan a comprar y, finalmente, se convierten en un trasto o, para no ser tan ruda, no los llegas a usar tanto como esperabas.

¡Aquí vamos!

1. Cuna

¡Increíble! La cuna es posiblemente lo que más ilusión nos hace a la hora de preparar la llegada de un bebé. En mi caso sabía que quería un modelo sencillo de IKEA, así que no tuve que buscar demasiado y creo que éste ha sido uno de los mayores aciertos: NO  perder tiempo buscando ni eligiendo la cuna perfecta.

¿Por qué? Pues porque al parecer todas las cunas tienen pinchos. Nour no ha dormido la primera noche en su cuna y apenas la acostamos para entretenerla por ratos. Ella definitivamente prefiere nuestra cama para dormir.

Mi recomendación: si te hace ilusión (como a todas las madres primerizas), no te estreses en busca de la cuna perfecta. Al final todas son iguales.

2. Reductor de cuna

El reductor de cuna era uno de los artículos que tenía en mi wishlist desde que supe que estaba embarazada y sin duda ha sido una buena elección, ya que lo usamos para cambiar o acostar a Nour en el salón, en nuestra cama y en cualquier otro lugar sin riesgo de que ella se caiga o que la superficie se ensucie.

En mi caso lo compré en Aliexpress y tardó en llegar aproximadamente 5 días, ¡mejor imposible!  

Eso sí, solo lo utilizamos durante dos meses. Los bebés crecen muy rápido y en un abrir y cerrar de ojos ya a Nour se le salían los pies por debajo.

Mi recomendación: Que no sea una prioridad en tu lista. Si bien es cierto que cumple su función, la magia dura poco.

El reductor de cuna es muy útil, pero la magia dura poco. ¡Los bebés crecen muy rápido!

3. Zapatos, patucos

Más allá de ser «monos», los zapatos de bebé no cumplen ninguna función. Al contrario, son incómodos para el bebé y también para ti, que tienes que quitar y poner cada vez que debas cambiar el pañal.

Con calcetines el bebé está más que cómodo, de hecho, los pediatras recomiendan comenzar a poner zapatos a partir de los 12 meses, o cuando empiecen a dar sus primeros pasos.

Mi recomendación: No compres. Además, siempre hay alguien que le regala al bebé un par de zapatitos súper monos!

4. Biberones

¿Biberones? ¡Pero sí es un producto indispensable! Pues no. Al menos si tienes pensado darle lactancia materna exclusiva.

En mi caso, me regalaron biberones en la canastilla y también en el Baby Shower. En total teníamos 3 biberones de diferentes tamaños y tetinas. ¡Más que suficiente!

Es recomendable tener porque no sabes si la lactancia materna será establecida de manera exitosa desde el primer minuto (que puede llegar a ser más difícil de lo que parece), pero cada bebé es un mundo y al final lo mejor es ir probando. Después de todo, si necesitas un biberón puedes ir a la farmacia, al súper, a una tienda de puericultura o incluso comprarlo por Internet.

5. Esterilizador de biberones

Si tu intención es alimentar a tu bebé con leche materna de manera exclusiva, no gastes dinero comprando un esterilizador de biberones. Por muy baratos que sean los de microondas, o por muy tentador que sea, ya que es una de los productos que encontramos en esas listas de Internet.

En mi caso, me sacaba leche para descansar y que otras personas pudieran alimentar a Nour, sin embargo, con poner agua a hervir en una cazuela y esterilizar los biberones de esta forma basta. El resultado es el mismo.

Claro, si quieres darle a tu bebé lactancia mixta o de fórmula, quizás este sí sea un producto útil.

Ahí estamos Nour y dormidas… y la cuna al fondo, ocupando espacio.

6. Chupetes

Cada bebé es un mundo. Algunos cojen el chupete a la primera, otros como Nour no quieren saber nada (prefieren la teti sin duda). Así que mi recomendación es: aprovecha los chupetes que vienen en las canastillas o los que te regalan en el Baby Shower o al nacer el bebé.

Si quieres que utilice chupete, tendrás que ir probando hasta dar con el ideal. Si por el contrario, no quieres que utilice chupete, olvídate de comprarlos.

7. Chupete de malla para frutas

El chupete de malla es un invento super innovador e interesante. Se trata de un chupete que viene con una malla incorporada en la tetina para meter trozos de frutas y que el bebé «coma» sin riesgo de atragantamiento.

Sin embargo, a partir de los seis meses, que es cuando el bebé puede comenzar la alimentación complementaria, puedes darle directamente los trozos, eso sí, siguiendo las recomendaciones para reducir cualquier riesgo.

Tu bebé todavía no ha nacido, no compres un producto que puedes utilizar a partir de los seis meses y, además, es complemtamente indispensable.

En mi caso, mi hermana nos lo regaló. Pero allí está en su cajita. Ni siquiera lo hemos abierto. Nour come de todo, purés, frutas en trozos y también verduras, y de momento (tocamos madera) no hemos tenido ningún susto.

¿Se te ocurre algún otro producto para añadir a la lista? ¡Cuéntame tu experiencia!