Bingo viajero: 24 experiencias de viaje divertidas

Entre las «actividades» que más he visto en las redes sociales durante la cuarentena están los «tag» o «Bingos» sobre diferentes temas: maternidad, viajes, películas, comida, etc. Etc.

Confieso que me encanta hacerlos porque me ayudan a recordar experiencias vividas y también me entretienen durante un buen rato.

El último que hice llevaba por nombre «Bingo viajero» y aunque la idea es simplemente marcar con una X lo que hayas hecho, me parece súper divertido explicar y acompañar con fotos algunas experiencias.

¡Aquí vamos!

Perdí un avión o tren

Mi nivel de despiste en la vida es tal que tenía un vuelo a las 8:00h y me aparecí en el aeropuerto a las 18:00h, es decir, 12 horas más tarde. Lo peor es que fue un 6 de enero en el aeropuerto de Túnez y como consecuencia tuve que pagar la diferencia del billete y una multa por pasarme de los días del visado.

Visité un amigo en otro país

Lo que más me gusta de Europa es la facilidad que hay para viajar en cualquier medio de transporte. Eso permite que, aunque tengamos amigos lejos, de vez en cuando podamos hacer una escapada, aprovechar y visitarles. En nuestras últimas vacaciones de verano visitamos a amigos en Leuven (Bélgica) y Lille (Francia).

Celebré un cumpleaños en otro país

En 2014 celebramos el cumple de mi mejor amiga en Nueva York, aunque quizás la imagen que te viene a la cabeza es de una súper party en discotecas, la verdad es que cantamos el cumple en un restaurante y todo muy relajado 😅.Ese mismo año también celebré mi cumpleaños en España. Era mi primer año en este país y lo pasé con algunos amigos tomando chupitos de jagger.

Conocí alguna de las maravillas del mundo

En 2013 viajé con mi familia a Río de Janeiro y conocí el Cristo Redentor, una de las maravillas del mundo moderno. También puedo agregar a la lista el Coliseo de Roma.

Me perdí en algún lugar viajando

Cada vez que viajo me pierdo. Pero en mi memoria guardo dos experiencias súper cómicas (aunque en su momento de cómicas no tenían nada).

Buenos Aires: Llegamos al piso que habíamos alquilado y decidimos salir a comprar algo de comida. Hasta ahí todo bien, pero… Cuando volvíamos nos dimos cuenta de que no llevábamos móvil y no teníamos ni idea de cuál era la dirección. Resultado: Más de dos horas caminando por el barrio hasta encontrar nuestro edificio.

Nueva York: en pleno Times Square, con miles y miles de personas caminando en todos los sentidos y boletos comprados para la ópera. De camino me giré dos segundos para ver una actuación y eso fue suficiente para perderme. Resultado: dos horas caminando en busca de mis amigos. Cuando me casé de buscarles, decidí ir directo al teatro (ellos tenían los billetes). Y efectivamente allí estaban, esperándome y muy, muy enfadados!!

Viajé sola a otro país

Ya había viajado sola en avión a otras ciudades de Venezuela. Pero mi primera experiencia viajando sola a otro país llegó en 2014, cuando crucé el charco. España me recibió con los brazos abiertísimos y aquí seguimos!

Pasé la noche en barco o tren

Pasar la noche en el ferry de Puerto Ordaz a la Isla de Margarita probablemente no cuente, aunque eran muchas, muchas horas de viaje con mucho calor y mucha gente jajaja

En 2017 hicimos un mini Eurotrip y pasamos la noche en un tren de camino a Viena.

Anecdota: Nos tocó compartir «habitación» con un desconocido y el revisor nos tocó la puerta antes de dormir para darnos un tornillo y «cerrar» por si alguien intentaba entrar durante la noche. Según él a veces viajaban locos y borrachos y lo mejor era prevenir. Pero, ¿y si ese alguien era el desconocido con el que compartíamos habitación? Estaríamos encerradas sin poder huir jajajaja

Viajé en helicoptero

Aunque el viaje no formaba parte de unas vacaciones, en 2014 me monté en un helicoptero militar para llegar a lo más profundo de la Sierra de Perija. Una experiencia inolvidable!!

He visto caer nieve

En Vitoria vemos nevar varias veces al año (incluso en Primavera) así que estas no cuentan. Pero la primera vez que vi nieve fue en el Pico El Aguila (Merida, Venezuela) y forma parte de un muy bonito recuerdo porque fue un viaje con toooda mi familia (de esos viajes que los maracuchos solíamos hacer con 10 carros y 25 niños).

Tuve problemas con la ley en otro país

Aquí vuelvo a la experiencia en Túnez en 2015. Perdí el boleto y como consecuencia me pasé de los días permitidos en el visado. Tuve que pagar una multa y ahora tengo un sello grande y raro en mi pasaporte.

En verano de 2019 viajamos por primera vez con Nour. En París nos montamos a un autobús y cuando apenas estábamos intentando sentarnos (bebé de 4 meses, carrito, lluvia torrencial) llegó una revisora. Le dimos los dos boletos y le explicamos que todavía no habíamos chequeado pero parece que no lo entendió (o no lo quiso entender) y nos multaron con 25 euros.

Esto nos sirvió para mucho, sobre todo para comprobar lo que dicen acerca del mal humor de los parisinos 😅.

Dormí en un hostal

Ya he perdido la cuenta de las veces que he dormido en un hostal. Quizás el que más recuerdo es uno en Copenhague, por el que pagamos nada menos que 100€ por cama!! No estoy exagerando!!

Alquilé vehículos en el extranjero

Cuando viajas con niños, alquilar un coche te puede facilitar mucho la vida. Aunque también es cierto que en Europa el alquiler del coche te soluciona un problema y te da otro: el estacionamiento!! Aún así, el año pasado alquilamos un coche para viajar en Bélgica.

Extravié documento o tarjeta viajando

Conociéndome más bien me parece que he perdido muy pocos documentos durante mi vida. Eso sí, en 2016 perdí el NIE en Valencia (en una discoteca, para variar) y eso me trajo muchos problemas después.

En 2015 estaba viajando de España a Venezuela y justo cuando llamaron para abordar el avión me di cuenta que había perdido la tarjeta de embarque. Tuve que correr hacia el mostrador de la aerolínea y pedir uno nuevo. Por suerte no fue tan complicado!

Dormí en un aeropuerto

 Este es un clásico entre las personas que nos gusta viajar. Ahora con un niño no creo que se repita, pero cuando viajaba sola o con amigos dormir en el aeropuerto era parte de la aventura.

Recibí un upgrade en un vuelo u hotel

La última vez que recibimos un upgrade en un hotel fue en Madrid. Había overbooking y nos dieron una habitación más grande y con mejores vistas.

Conocí 5 continentes

Para tachar esta experiencia de mi lista solo me falta conocer Oceanía!!

Pagué sobrepeso en un vuelo

Esto no es lo curioso. Lo realmente cómico de la situación es que pagué con harina Pan y chocolates. Sí, fue en Venezuela.

Me alojé gratis en casa de algún desconocido

¡Bendito Couchsurfing! No solo me ayudaba a ahorrar en el hospedaje durante los viajes, sino que me permitía conocer nuevos amigos (todavía mantengo el contacto con casi todos) y explorar las ciudades desde otra perspectiva.

Conocí gente nueva y mantuve el contacto

Hace pocos días recibí un email de un amigo Italiano que conocí en Río de Janeiro. Me encanta mantener el contacto con las personas que conozco durante los viajes!!

¿Qué te ha parecido este Bingo Viajero?,, ¿Te animas a hacerlo y contar tus experiencias?