Mi experiencia con el fular de porteo

El fular de porteo era uno de los artículos de puericultura que tenía en mi lista de deseos desde que me enteré que estaba embarazada.

Nadie me lo había recomendado, ni tenía muy claro cómo se usaba, pero me hacía mucha ilusión poder llevar a Nour como una mamá canguro de la forma más ergonómica posible.

Mi fular de porteo es de la marca BOBA, fue un regalo de una amiga y la verdad es que estoy súper contenta.

El nacimiento de Nour se adelantó unos días, por lo que ni siquiera tuve tiempo de probar el fular o practicar cómo ponérmelo, pero sinceramente esto no es necesario, ya que es muy sencillo.

Los bebés pueden dormir horas y horas en el fular…

La primera vez de Nour en el fular

Confieso que al principio me daba un poco de miedo llevarla en el fular, por eso siempre se lo ponía Alí, hasta que me armé de valor y decidí colocármelo y llevarla yo.

La primera vez que porteamos a Nour tenía apenas una semana de nacida. Se veía muy pequeñita dentro del fular y mucha gente nos veía con cara de “pobre niña, sus padres están locos”.

Pero hoy, dos meses después, puedo decir que es en el sitio que Nour se siente más cómoda y en el que más horas duerme, jeje.

Cuando salimos a la calle normalmente llevamos el carrito y guardamos el fular para “casos de emergencia”. Cuando notamos que no quiere estar en carrito y solo quiere estar en brazos, la porteamos y santo remedio.

También lo usamos cuando vamos a sitios donde hay mucha gente y el carro supone más un estorbo o cuando salimos a hacer diligencias rápidas.

Las siestas más largas y los paseos más cómodos los hemos dado con el fular.

Mis recomendaciones para un porteo seguro

–  El fular tiene que estar tenso. Y no te preocupes ni pienses que el bebé está tan apretado que no puede respirar. El bebé sí puede respirar y de hecho está muy a gustito así pegado a tu cuerpo.

Lo correcto es que si te echas un poco hacia adelante el bebé no de despegue de tu pecho.

– La altura del bebé debe quedar más bien arriba, » que puedas darle un besito en la cabeza».

– La posición de las piernas siempre en ranita. Esto es quizás lo más importante para proteger su columna!!

– Procura que el fular quede bien estirado. También por la espalda. Debe quedar como una camisa y cubrir lo más posible para que el peso quede bien repartido.

Mi primer Día de las Madres, como no, porteando…

¿Cómo ha sido tu experiencia porteando con un fular?, ¡deja un comentario!