roma: visita express

Roma fue nuestro primer destino en un tour que organizamos por Europa. Era la primera vez que visitaba la capital italiana y, como no podía ser de otra manera, las expectativas estaban muy altas.

Nos alojamos en un apartamento compartido cerca de la estación Termini, una muy buena decisión ya que nuestro siguiente vuelo salía muy temprano y era necesario tener buenas conexiones.

Roma en 2 días

Visitar Roma en dos días fue un gran reto. La ciudad es inmensa, ¡es un museo al aire libre! y tiene muchísimo que ofrecer.

Llegamos por la tarde. Dejamos las mochilas en el apartamento y salimos a patear la ciudad.

Comenzamos a caminar sin objetivo alguno y nos encontramos con la Fontana di Trevi, la fuente más grande y famosa de Roma, ubicada en el centro de la ciudad. A pesar de la cantidad de turistas, merece la pena sentarse un rato a descansar, disfrutar de la noche y por qué no, comer una deliciosa pizza o un helado.

¿Existe algo más turístico que comer pizza en la Fontana Di Trevi? ¡Cumplido!

No pudimos irnos sin tirar la moneda… ¡para volver!

Colíseo, Foro Romano y más…

Al día siguiente nos levantamos bien temprano dispuestos a conocer los monumentos y lugares más importantes de la ciudad.

Posiblemente el monumento más conocido de Roma sea el Coliseo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1980 y una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno.

Por falta de tiempo no entramos, pero desde fuera se puede admirar muy bien la edificación. Para quienes deseen verlo por dentro, la entrada cuesta 12€.

El Coliseo Romano es un «must», aunque desde afuera se aprecia muy bien la edificación. ¡Roma es un museo al aire libre!

Desde el Coliseo también es posible ver el Arco del Triunfo de Roma, construido en el año 315 d.C. y el Foro Romano, lugar donde se desarrollaba la vida antigua de Roma.

Más adelante nos encontramos con el Monumento Nacional a Vittorio Emanuele II, para mi uno de los más impresionantes e imponentes de Roma. Está situado en la Plaza Venezia y dentro alberga el Museo Central del Risorgimento, al cual se puede entrar gratis.

Cruzamos el río Tíber y llegamos al Barrio Bohemio de Trastévere, uno de los lugares más encantadores de Roma.

Allí comimos en uno de sus restaurantes y nos perdimos entre sus callejuelas.

Después de caminar y caminar llegamos a la Plaza Navona, una de mis plazas favoritas y también una de las más famosas de la capital italiana. Su principal atractivo son sus tres fuentes: la Fuente de los Cuatro Ríos, la Fuente del Moro y la Fuente de Neptuno.

Esta plaza está llena de turistas, pero también de niños jugando, artistas con sus obras de arte, heladerías y pizzerías a su alrededor.

Allí nos sentamos a comer un helado durante un buen rato antes de continuar nuestro recorrido. 

Nos topamos con el Panteón de Agripa, localizado en la Plaza de la Rotonda. La entrada es gratuita.

Se trata del edificio mejor conservado de la antigua Roma. Es un templo dedicado a todos los dioses y construido durante el reinado de Adriano, en 165 d.C.

Dentro puedes sentarte a admirar las numerosas obras de arte y tumbas de reyes italianos. También puedes descansar mientras observas la apertura que hay en el techo, de unos 9 metros, que permite que el templo esté iluminado todo el tiempo.

Terminamos nuestro recorrido en la Plaza de España, conocida por su gran escalinata y por la fuente: la Fontana della Barcaccia.

Plaza de España

El Vaticano

Nos levantamos muy temprano por la mañana para ir hasta El Vaticano, el país más pequeño del mundo. Para llegar tomamos el Metro y nos bajamos en la parada Ottaviano. Todo está perfectamente señalizado así que no hay pérdidas.

El Vaticano, visita obligada en Roma.

El Vaticano es una de las visitas obligatorias para quienes visitan Roma, allí se encuentra la Basílica de San Pedro, el edificio más importante de la iglesia Católica. La entrada es gratuita y, aunque haya mucha cola, es bastante rápido.

También es posible subir a la Cúpula (las vistas son impresionantes), visitar los Museos del Vaticano y la Capilla Sixtina, aunque las entradas son de pago.

Importante si viajáis en fin de semana: Los domingos los museos de El Vaticano cierran (excepto el último domingo de cada mes), por lo que si queréis entrar deberéis aseguraros de hacerlo el sábado.

Al salir de la Plaza de San Pedro, seguimos caminando por la Via della Conciliazione hasta llegar al Castillo de Sant’Angelo, uno de los más bonitos de Roma.

Seguimos caminando y… por supuesto, volvimos a llegar a la Fontana di Trevi para despedirnos de Roma.

En Roma, todos los caminos conducen a… ¡La Fontana Di Trevi!

Información de interés:

Alojamiento barato: Cerca de la estación central (Termini) es la más barata para alojarse. Nosotros alquilamos una habitación en un apartamento compartido por xxx la noche a través de Booking.

Transporte: A pesar de que Roma es una ciudad inmensa, es posible llegar a pie a casi todos los sitios de interés. También es posible utilizar el metro y el autobús (tomamos el Metro para llegar al Vaticano). El bono diario de transporte cuesta unos 6€.

Free Tour: Aunque esta vez no hicimos el Free Tour por Roma, siempre recomiendo hacerlo para conocer no solo los sitios de interés sino la historia, curiosidades y recomendaciones por parte de locales. En Roma el Free Tour sale todos los días a las 10:00h desde la Plaza de España.