Viajar con la casa a cuestas por primera vez: Nuestra ruta desde Bilbao en una autocaravana de alquiler

La idea de viajar en una autocaravana de alquiler siempre había estado presente a la hora de planificar nuestras vacaciones, aunque al final siempre terminábamos viajando de forma “tradicional”. Hasta que llegó la pandemia para obligarnos a tomar distancias de seguridad, evitar aglomeraciones y llevar gel y mascarilla a todos lados.

Porque sí. Alquilar una autocaravana es la manera más Covid-free que existe de viajar y en este artículo te doy las razones.

Aunque al principio planificar una ruta y lanzarnos a recorrer las carreteras con la casa a cuestas nos parecía complicado, la plataforma de alquiler de autocaravanas Yescapa nos lo puso muy fácil.

Esta empresa funciona como un puente entre propietarios que desean alquilar su vehículo y viajeros. Para comenzar, solo tuvimos que especificar el día y la ciudad para ver un listado larguísimo de autocaravanas disponibles.

Perfiladas, capuchinas, integrales, campers, ¿y esto qué es? No queda duda que el autocaravaning es un mundo, con conceptos y palabras que poco a poco fuimos aprendiendo.

En los resultados se pueden ver fotos, número de plazas (tanto de asientos como de camas), el precio y la ubicación de cada vehículo; pero al hacer clic en una de las opciones, una nueva página muestra detalles específicos de la autocaravana de alquiler, por ejemplo si están permitidas las mascotas, si se puede viajar al extranjero o qué tipo de carnet es necesario para conducir.

También se puede ver un listado de equipamientos como ducha, TV, nevera o cocina; características técnicas, condiciones (tanto del propietario como del seguro), políticas de cancelación y, por supuesto, uno de los aspectos más importantes, las opiniones de otros viajeros.

Antes de confirmar la reserva, se debe hacer una solicitud al propietario, por lo que es imprescindible crear un perfil con los datos personales del conductor y la documentación requerida para viajar (DNI y Carnet de conducir). La reserva es 100% gratuita y sin compromiso.

¿Cuánto cuesta el alquiler de una autocaravana?

El precio del alquiler de una autocaravana varía en función del tipo de vehículo, comodidades y condiciones. Por ejemplo, alquilar una autocaravana en Bilbao por tres días con un límite de 100km diarios, puede costar entre 400 euros y 600 euros, mientras que alquilar una furgoneta camper también con un límite de 100km diarios, puede costar entre 180 euros y 400 euros.

Al tratarse de un alquiler entre particulares los precios pueden cambiar dependiendo de la localidad, fechas de viaje u otras características. Nosotros optamos por una autocavarana capuchina de 6 plazas, con un límite de 200km diarios, y el costo del alquiler fue de €494 por cuatro días.

La autocaravana de Laura y Roberto

Laura y Roberto son los propietarios de la autocaravana que alquilamos. Tras hablar por teléfono y WhatsApp sobre los detalles del viaje y darnos algunos consejos previos, acordamos el lugar y la hora de recogida del vehículo: jueves, a las 13:30h en su casa, con posibilidad de dejar nuestro coche en el garaje de la familia.

Al llegar nos explicaron paso a paso el funcionamiento del vehículo. Calefacción, agua caliente, televisión, vaciado de aguas grises y llenado de aguas limpias, cocina, toldo… lo que hace unos días nos parecía complicado, en pocos minutos lo entendimos a la perfección.

Antes de salir verificamos que el combustible estuviese al 100%, así como el estado general del vehículo y por último firmamos el contrato que proporciona Yescapa para el alquiler de autocaravanas.

Protocolo Covid-free de Yescapa para alquilar una autocaravana

¿Ya había mencionado antes que una autocaravana es la manera más Covid-free que existe de viajar? Si antes ya tenía esta sensación, pude comprobarlo a lo largo del viaje mientras cocinábamos nuestra comida sin tener que ir a restaurantes o dormíamos en nuestra autocaravana sin tocar camas de hoteles; pero no solo eso, el protocolo anti-Covid de Yescapa garantiza a los viajeros la limpieza y desinfección de cada vehículo antes y después del alquiler.

Al subir a la autocaravana por primera vez notamos que todo estaba limpio, además, Laura y Roberto nos recomendaron llevar nuestra propia ropa de cama, aunque ellos también podían proporcionarnos sábanas limpias.

También nos ofrecieron gratis la silla de bebé, pero igualmente optamos por llevar la nuestra.

Nuestra ruta desde Bilbao en una autocaravana de alquiler

Ahora que ya sabíamos cómo funcionaba todo y con todo en su lugar, pusimos rumbo a la primera parada de nuestra ruta: Pamplona.

Desde Bilbao hasta Pamplona hay unos 112 kilómetros. Durante el trayecto descargué la App Caramaps e introduje el código que proporciona Yescapa para acceder a las funciones Premium durante todo el viaje.

Con esta App solo teníamos que introducir la ciudad o el pueblo que queríamos visitar y podíamos ver las opciones de parking, campings, áreas de servicio y más, con detalles de precios y comentarios de viajeros, algo que para mí es decisivo a la hora de visitar un lugar.

La primera noche la pasamos en Lumbier, un pueblo de Navarra muy bonito y con un área de autocaravanas pequeña pero iluminada e ideal para disfrutar al día siguiente de paisajes espectaculares.

El tiempo no acompañó mucho a la mañana siguiente, pero entre desayuno, juegos y risas se pasó volando. Para el mediodía ya estábamos en la Foz de Lumbier, una estrecha garganta labrada por el río Irati en la que pudimos observar buitres, admirar acantilados, atravesar túneles, escuchar el rumor de las aguas y caminar por una antigua vía del que fue el primer tren eléctrico de España.

Seguimos nuestra ruta en autocaravana de alquiler y nos pusimos en dirección a Jaca, ciudad ubicada al pie de los Pirineos y que está rodeada de montañas. Si bien la idea era dormir en el siguiente punto de nuestra ruta, Canfranc, en la oficina de Turismo nos recomendaron pernoctar en el área de autocaravanas de Jaca donde, al menos, no estaba nevando.

Dormir en Jaca fue todo un acierto, ya que a la mañana siguiente y después de desayunar, vaciamos aguas grises y recargamos el agua limpia de la autocaravana, que ya hacía falta.

A pocos kilómetros de la frontera con Francia, en Canfranc, conocimos la majestuosa Estación Internacional, un edificio precioso ubicado entre las imponentes montañas pirenaicas y que hoy día está de obras con miras a su reacondicionamiento.

Después de caminar por Canfranc, volvimos a nuestra autocaravana para seguir en dirección a Candanchú, no sin antes hacer varias paradas para asombrarnos con las montañas nevadas y el paisaje de cuento que nos rodeaba.

En Candanchú comimos, hicimos un muñeco de nieve, jugamos a lanzar bolas y nos tomamos unas copas de vino, ¡en pleno septiembre… quién lo iba a decir!

Jamás pensé que el alquiler de una autocaravana daría para tanto, pues en tan solo dos días habíamos disfrutado como nunca de la carretera, los paisajes y los pueblos que visitamos.

Era momento de poner rumbo al último punto de nuestra ruta, Pau, la ciudad más importante del Pirineo Francés. Allí aparcamos en el parking de autocaravanas ubicado detrás de la Estación de Trenes, el cual no cuenta con ningún tipo de servicios pero es seguro y está muy cerca del centro.

Allí pasamos la noche y por la mañana aprovechamos de hacer un recorrido rápido por la ciudad antes de partir de vuelta hacia Bilbao.

A las 20h estaba prevista la entrega de la autocaravana en el mismo punto donde la recogimos. Todavía teníamos tiempo suficiente para coger la ruta más larga pero con las mejores vistas, llenar el tanque de combustible, cambiar las aguas negras y dejar el vehículo en el mismo estado en el que Laura y Roberto nos lo entregaron.

Una vez llegamos al lugar, verificamos el kilometraje, el combustible y el estado general de la autocaravana. Por último firmamos el fin del contrato y dimos por concluidas nuestras primeras vacaciones en una autocaravana de alquiler… ¡las primeras de muchas!

Sin duda la primera experiencia en una autocaravana ha sido magnífica. Disfrutar de un viaje con la casa a cuestas, sin pensar en hoteles ni restaurantes y siguiendo la ruta a nuestro ritmo es una de las sensaciones más placenteras y sorprendentes.

Por último, descubrir que el alquiler de autocaravanas entre particulares es muy seguro gracias a Yescapa, que ésta es la forma de viajar más Covid-free que existe y que además hay la posibilidad de alquilar en cualquier ciudad de Europa nos hace animarnos y comenzar a preparar nuestra siguiente ruta.