Viajar embarazada

Mi experiencia y consejos para disfrutar al máximo

Nuestras vacaciones de verano estaban más que planificadas. Este año nos quisimos repetir la experiencia de viajar Low Cost en aviones de compañías de bajo coste, trenes y autobuses por toda Europa (o al menos todo lo que pudiésemos conocer en 16 días).

Ya habíamos comprado los boletos cuando nos enteramos del notición: ¡Estoy embarazada! Una alegría tremenda porque –al igual que nuestras vacaciones- era algo que estábamos esperando desde hacía meses.

La primera duda que nos surgió, y por la que no quisimos contarles la buena nueva a nuestros familiares, era si el bebé corría algún peligro con el viaje (o mejor dicho, los viajes).

En total eran 7 aviones, 2 trenes y varios autobuses con tan solo 8 semanas de gestación. Un viaje bastante agitado y que de vacaciones relax tenía poco.

Pues bien, finalmente todo salió perfecto y el viaje lo disfrutamos al máximo todos (Alí, el bebé y yo J ). Si estás en una situación similar o tienes dudas acerca de viajar embarazada, sigue leyendo.  A continuación, te doy algunos consejos basados en mi experiencia.

1. Consulta con tu matrona/médico de cabecera

Antes de seguir cualquier consejo en Internet o Youtube, no olvides que lo más importante es consultar con tu médico de cabecera o matrona si es recomendable viajar durante el embarazo.

Viajar embarazada en tren, avión, barco o coche no supone ningún riesgo para el bebé, salvo en embarazos de riesgo. Cada embarazo es un mundo y lo mejor es ir por lo seguro.

En la primera consulta con la matrona le expusimos nuestras dudas (que eran muchísimas) y le preguntamos si podía viajar con 8 semanas de gestación. La respuesta fue un rotundo “Sí”. En coche, avión, barco, tren o bici.

En el barco en Estocolmo

2. Lleva siempre contigo frutas y snacks saludables

Para nadie es un secreto que en las vacaciones tendemos a comer mal. No solo por el tipo de comida (que generalmente es comida basura y poco saludable), sino también por las horas.

La alimentación es uno de los aspectos más importantes del embarazo, por eso es necesario que lleves siempre contigo una pieza de fruta o snacks saludables para comer entre horas o mientras esperas en el aeropuerto.

Al principio del embarazo tuve muchos problemas digestivos. Daba igual lo que comiera, por la noche todo terminaba en el váter (o en cualquier rincón de Berlín, Cracovia o Riga). Pero en cuanto comencé a respetar las 5 comidas al día todo mejoró.

3. Mantente en contacto con tu matrona

Durante el embarazo son muchas las molestias “normales” ocasionadas por las hormonas, los cambios en nuestro cuerpo, etc. Pero es muy importante que lleves contigo el contacto de tu matrona o médico de cabecera por si surge algún inconveniente.

Yo particularmente la llamé para consultarle si era “normal” vomitar todos los días todo lo que comía. Ella me dio algunas recomendaciones y sin duda mi estado mejoró considerablemente.

4. Mantente hidratada y protegida del sol

A nosotros nos encanta patear las ciudades que visitamos. Caminar horas y horas, usar el transporte público, hacer free tour, etc. Vamos, ¡cero lujos! Eso sí, no salía a la calle sin un gorro y protector solar. Llevar contigo una botella de agua también es indispensable, además, si te sientes cansada no dudes en parar y tomarte los minuto que sean necesarios para recuperar el aliento.

A la sombra, como no… en Cracovia.

5. Viste ropa cómoda

Este consejo aplicar para embarazadas y no embarazadas. Siempre he sido de ese tipo de mujeres que prefiere ir muy cómoda con zapatillas, camiseta y short cómodos, que al último grito de la moda.

Recuerda usar ropa suelta, que te permita respirar bien, cómoda para sentarte en cualquier lugar y, sobre todo, que te proteja del sol.

6. Estás embarazada, no enferma

Haz todas las actividades que te apetezcan, tomando siempre las precauciones necesarias para no poner en riesgo tu vida ni la de tu bebé.

Durante el viaje estuve confieso que lo pasé mal al ir a los parques de atracciones y no poder montarme en las montañas rusas más grandes. Sin embargo, todo lo compensábamos con un “ya vendremos con el bebé que seguro se lo pasará genial”. Buen consuelo, jajaja. 

Berlín

7. Si viajas en avión…

Puedes pasar por el arco detector de metales sin problema, ya que no supone ningún riesgo para el bebé. Por otro lado, intenta sentarte siempre en asientos de pasillo, para caminar un poco, estirar las piernas e ir al baño sin molestar demasiado a tu pareja o a los demás viajeros.

Es importante saber que a partir de la semana 36 de embarazo, muchas compañías aéreas no permiten volar a mujeres embarazadas. Toma precauciones si es tu caso.

8. Solicita la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE)

Si todavía no la tienes, es muy importante que cuentes con ella si tu intención es viajar hacia países de la Unión Europea.

Se trata de una tarjeta gratuita que te permite recibir atención sanitaria en la mayoría de los países europeos. Se puede solicitar por teléfono, por internet o en las oficinas de la Seguridad Social. Tarda aproximadamente 10 días en llegar (según mi experiencia) y en caso de que no de tiempo puedes pedir un Certificado Provisional Sustitutorio (CPS) que cumple la misma función de la tarjeta.

¡Recuerda! Lo más importante es que disfrutes al máximo del viaje y que te sientas segura y feliz. Si tienes dudas lo mejor es llamar a tu médico y si te sientes fatigada descansar y reponer fuerzas.

Riga

¿Estás embarazada y tienes planeado hacer un viaje pronto?, ¿Cuál ha sido tu experiencia al viajar embarazada? ¡Espero tu comentario!