Visita express a Bratislava

Nuestro paso por la capital de Eslovaquia fue fugaz. Llegamos por la mañana en tren desde Viena y por la noche partimos a Praga, así que no tuvimos demasiado tiempo para conocer a fondo la ciudad.

Aun así, quedamos encantados y si en algún momento te encuentras en la misma situación, te muestro los diferentes sitios que no pueden faltar en esta visita y, por qué no, algunos consejos para tu viaje low cost.

Como te decía antes, llegamos a Bratislava desde la estación de trenes. Desde allí caminamos hasta el centro de la ciudad, un recorrido de aproximadamente media hora, pero perfecto para estirar las piernas.

¿Qué ver en Bratislava?

– Castillo de Bratislava: Uno de los símbolos más importantes de la ciudad. Está situado en el Danubio y actualmente acoge el Museo Nacional de Eslovaquia. Los lunes está cerrado al público.

– Antiguo Ayuntamiento: Este edificio adoptó su forma actual en el siglo XV y actualmente alberga el Museo Municipal, el museo más antiguo de Eslovaquia, fundado en 1868.

– Iglesia de San Martín: Otro de los íconos de la ciudad. En su pico, en vez de una cruz, tiene una réplica de la corona de San Esteban, para recordar que en esa iglesia fueron coronados cuatro reyes de Hungría.

– La Iglesia Azul: Así como lo lees. En Bratislava hay una iglesia azul (su nombre real es Iglesia de St. Elisabeth). La edificación es simplemente encantadora y parece de juguete. Todo está pintado de esos colores, tanto por dentro como por fuera.

Otro plan imprescndible en Bratislava es ir recorriendo las calles del centro para descubrir sus curiosas estatuas.

¿Nuestra favorita? La estatua de Cumil, un simpático hombre que sale desde una alcantarilla y observa a todos los turistas que por allí pasan.

No podíamos dejar de probar la comida tradicional eslovaca. En nuestro camino a la estación de autobuses hicimos una parada en Meštiansky pivovar, un bonito restaurante de comida típica con muy buen ambiente y buenos precios.

Concretamente está situada a las afueras del Casco Antiguo y es muy conocida entre los locales por servir las mejores cervezas artesanales de Bratislava.

¿Has estado en Bratislava? ¡Cuéntame tu experiencia!